El hockey gallego se reinventa

El hockey sobre patines gallego afronta su enésima reconstrucción. Y lo hace con los cimientos bien fuertes y un techo experimentado. A la tradición de ver al Liceo entre los mejores clubes del mundo, este año se unirá una recién creada segunda categoría nacional, que contará con tres representantes de nuestra comunidad (el filial verdiblanco, el Dominicos y el Compañía de María). Y, por si fuera poco, la Ok Plata femenina también tendrá representación gallega: la del Liceo.

Con esta fortaleza de base, el club más laureado del deporte gallego prepara una nueva época. Con el cambio de presidencia -Daniel Echevarría sustituye a Eduardo Lamas-, el Liceo trata de reinventarse en un momento delicado económicamente fruto de la herencia recibida por el nuevo equipo de gobierno.

Una deuda descomunal y una primera plantilla desmantelada. Sin embargo, la entidad blanquiazul ha conseguido tirar de imaginación para confeccionar un bloque ilusionante de cara al nuevo ejercicio, en el que figuran seis rostros nuevos; y, lo más importante, fortalecer la masa social.

Con este objetivo, uno de los grandes logros de la actual directiva ha sido el acuerdo de patrocinio del Deportivo, que entre otras cosas, le está permitiendo afrontar una exitosa campaña de abonados en la que, tras solo tres días ya ha conseguido hacer mil nuevos socios. Todo un récord.

 

En el plano deportivo, seis fichajes para afrontar el reto de seguir incordiando en Cataluña. Bruno y Roberto di Benedetto, Carles y Marc Grau, Maxi Oruste y Franco Platero serán los rostros nuevos de un equipo, que como figura en el cartel de la campaña de abonados luchará contra trece catalanes por alcanzar la cima del castell.

Dos de los tres equipos gallegos que se ganaron una plaza en la categoría de plata del hockey nacional lo hicieron tras un gran ejercicio 2018-19. El Dominicos y el Compañía sellaron el ascenso a una categoría en la que se unen al Liceo, después de un brillante año. La presencia de tres equipos en esta nueva OK Plata supone una oportunidad para el hockey gallego. «Hasta esta campaña, que el Liceo metió a su equipo b en OK Plata no había ningún gallego más compitiendo a nivel nacional. Eso hacía que los chavales con más nivel se fuesen buscando oportunidades que aquí no tenían», explica Álvaro Rodríguez, capitán del Compañía de María. «Ahora, con tres equipos en Primera, al menos tienen la opción y esperemos que decidan quedarse», añade.

Carlos Loureiro, entrenador que ascendió al Dominicios comparte la opinión: «Antes el paso de jugar en regional a nacional solo era posible si fichabas por el Liceo de OK Liga. Los jugadores se iban y, aunque no había equipos gallegos, sí había muchos jugadores de la comunidad compitiendo por toda España. Lo que significa que como club somos tan válidos como cualquier otro».

El técnico gallego celebra la creación de esta nueva categoría pero no puede evitar acordarse de sus excompañeros ya retirados. «Es una pena que muchos jugadores se hayan retirado antes de que creasen esta forma de competir. Se perdieron muchas oportunidades», lamenta mientras recuerda con felicidad el ascenso logrado.

 

«Este era nuestro año, tenía que serlo», afirma Carlos Loureiro, entrenador del Dominicos. El club de la Ciudad Vieja coruñesa proclamaba su ascenso el pasado 10 de mayo, después de ganar en la pista del Areces. El conjunto blanquinegro volvía así a una categoría que había abandonado en la temporada 2014-2015 y rompía una racha de varios años en Primera gallega sin disputar ningún playoff.

Su entrenador, Carlos Loureiro, afirma que «fue un alivio» certificar el ascenso tan pronto. «Ha sido una temporada muy larga y muy cansada, empezamos a entrenar en agosto y ya estamos en junio», cuenta Loureiro. «El tramo con más presión fue a final, con todo lo acumulado y exigiéndonos el 200% semana tras semana, fue bastante duro», añade. Pero si hay un equipo que sabe lo que es sufrir en una fase de ascenso, ese es el Compañía de María. Después de cuatro ocasiones perdidas, a la quinta llegó el premio para confeccionar una categoría de plata con rumor galego.

PATROCINADORES

 

COLABORADORES